Dolor de cadera

Dolor de cadera: causas y tratamiento

El dolor de cadera afecta a muchas personas en un amplio rango de edad. Dolor al caminar, al correr o al sentarse pueden ser indicadores de varias condiciones diferentes de la cadera. La ubicación precisa del dolor de cadera puede proporcionar pistas sobre la causa subyacente de dicho dolor.

Dolor de cadera

Por ejemplo, los problemas dentro de la articulación de la cadera en sí tienden a provocar dolor en el interior de la cadera o la ingle. El dolor de cadera en la parte exterior de la cadera, la parte superior del muslo o la parte externa de las nalgas generalmente es causado por problemas con los músculos, ligamentos, tendones y otros tejidos blandos que rodean la articulación de la cadera.

Causas del dolor de cadera

Dolor de cadera

El dolor de cadera es un síntoma común experimentado por muchas personas. Esta condición puede variar desde una leve molestia hasta un dolor severo que limita las actividades de la vida diaria o la movilidad funcional. El dolor de cadera puede impedir hacer un trabajo normal o realizar actividades recreativas.

Estas son algunas de las condiciones que comúnmente causan dolor en la cadera:

Artritis

La osteoartritis y la artritis reumatoide se encuentran entre las causas más comunes de dolor de cadera, especialmente en adultos mayores. La artritis conduce a la inflamación de la articulación de la cadera y al colapso del cartílago que amortigua los huesos de la cadera. El dolor empeora gradualmente Las personas con artritis también sienten rigidez y tienen un rango de movimiento reducido en la cadera.

Dolor sacroilíaco

La articulación sacroilíaca es la articulación que conecta el sacro y el ilion de la pelvis. Esta articulación suele acumular tensión en adultos jóvenes y es una fuente de artritis en adultos mayores que causa dolor en la parte posterior de la cadera o irradiar hacia el glúteo.

Tensión muscular o tendinosa

Las actividades repetidas pueden ejercer presión sobre los músculos, tendones y ligamentos que sostienen las caderas. Cuando se inflaman debido al uso excesivo, pueden causar dolor e impedir que la cadera funcione normalmente.

Bursitis

Las bursas son sacos de líquido que se encuentran entre los tejidos, como los huesos, los músculos y los tendones. Cuando las bolsas se inflaman, pueden causar dolor. La inflamación de las bursas generalmente se debe a actividades repetitivas que causan exceso de trabajo o irritan la articulación de la cadera.

Tendinitis

Los tendones son bandas gruesas de tejido que unen los huesos a los músculos. Hay muchos tendones ubicados alrededor de la cadera que conectan los músculos a la articulación. La tendinitis es una inflamación o irritación de los tendones. Por lo general, es causada por el estrés repetitivo por el uso excesivo, por compensaciones debidas a desequilibrios musculares o una patología más grave de la articulación de la cadera.

Dolor referido lumbar

Los nervios en la columna lumbar a menudo refieren dolor a las caderas. Con frecuencia, el dolor se refiere a la parte posterior o externa de las caderas.

Síndrome piriform

El piriforme o piramidal es uno de los músculos rotadores de la cadera ubicado en la región de las nalgas. Esta condición ocurre cuando el músculo piriforme irrita el nervio ciático y causa dolor, hormigueo y entumecimiento en las nalgas y en la parte posterior de la pierna.

Desgarro del labrum de la cadera

Este es un desgarro en el anillo de cartílago (llamado labrum) que sigue el borde externo de la cavidad de la articulación de la cadera. Además de amortiguar la articulación de la cadera, el labrum actúa como un “sello de goma o una junta” para ayudar a mantener la bola en la parte superior del fémur de forma segura dentro de la cadera. Los atletas y las personas que realizan movimientos repetitivos de torsión tienen un mayor riesgo de desarrollar este problema.

Cáncer

Los tumores que comienzan en el hueso o que se diseminan hasta el hueso pueden causar dolor en las caderas, así como en otros huesos del cuerpo.

Necrosis avascular (osteonecrosis)

Esta condición ocurre cuando el flujo de sangre al hueso de la cadera se ralentiza y el tejido óseo muere. Aunque puede afectar a otros huesos, la necrosis avascular ocurre más a menudo en la cadera (cabeza femoral).

Fisioterapia para el dolor de cadera

La amplia gama de causas que pueden provocar dolor de cadera justifica que sea necesario   la realización de una valoración y diagnóstico exhaustivo. Una vez conocido el problema que causa el dolor de cadera se puede valorar como tratamiento la fisioterapia.

El fisioterapeuta podrá realizar una evaluación inicial y un examen exhaustivo para decidir cuál debe ser el tratamiento adecuado. El examen puede incluir evaluación de la marcha, palpación, mediciones de fuerza y pruebas de evaluación funcional, así como maniobras específicas realizadas alrededor de la cadera.

En función del origen y/o causa del dolor de cadera, el fisioterapeuta puede recurrir a diferentes terapias, como el frío/calor para tratar la inflamación, ejercicios específicos de movilidad y/o de fuerza, estiramientos y el tratamiento analgésico – antiinflamatorio con radiofrecuencia (Indiba® – Tecar®) entre otras.

Dolor de cadera

En Physicalmed somos contamos con profesionales de amplia preparación y experiencia que pueden ayudarte.  Puedes realizar tus consultas poniéndote en contacto con nosotros o visítanos en nuestra Clínica de Fisioterapia de Madrid (zona Arturo Soria – Conde Orgaz – Campo de las Naciones). Estamos para ayudarte.

 

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
27 − 1 =