La bursitis subacromial causa comúnmente dolor en el hombro a causa de la inflamación de la bursa o bolsa serosa que recubre los tendones de los músculos del manguito rotador o estabilizadores del hombro. Su función es la de reducir la fricción y repartir la carga en las superficies articulares. Podemos distinguir entre bursitis hemorrágica e inflamatoria.

bursitis subacromia o de hombro

Causas y síntomas

En el hombro, la bursa subacromial se ubica bajo el hueso acromion y el músculo deltoides, justo por encima del manguito de los rotadores. Así, la inflamación de la bursa hace que toda esta zona tenga una mayor presión de la habitual, por lo que se pueden inflamar también los tendones por la fuerte compresión, sobre todo en gestos con el brazo elevado.

bursitis subacromial o de hombroLas causas más frecuentes son la tendinitis del manguito rotador por un sobreesfuerzo, gestos repetidos, atrapamiento o un traumatismo,  la deformación del hueso acromial o una patología reumática o infecciosa. Por lo tanto, puede producirse de primeras por un golpe o bien por el desgaste de los músculos en esta zona del cuerpo.

En cuanto a los síntomas de la bursitis subacromial o de hombro, los puedes detectar por dolores en el hombro al realizar elevaciones laterales y rotaciones, gestos con el brazo por encima de la cabeza o por la restricción de la movilidad, la cual deriva en una capsulitis de hombro, también conocida como hombro congelado.

Diagnóstico y tratamiento para el hombro doloroso

El diagnóstico debe realizarse tanto por un buen examen físico y anamnesis cómo por la ayuda de técnicas de imagen como la resonancia magnética, ecografía y en casos más complicados artroscopia de hombro. Se pueden realizar en consulta determinados tests y maniobras provocadoras para ver la competencia de la musculatura del hombro y la aparición o no de dolor.


Finalmente, el tratamiento depende del grado de bursitis subacromial y de la capacidad funcional de ese hombro. La fisioterapia está especialmente indicada tanto en el tratamiento conservador como tras realizar alguna cirugía reparadora. Lo más conveniente es aplicar un protocolo personalizado para no sólo eliminar la dolencia, sino evitar su reaparición.

La práctica de ejercicio deportivo demanda de un profesional que dé respuestas eficaces a los problemas y lesiones que esta práctica supone, como la bursitis, sin que la solución implique efectos secundarios o complicaciones para el deportista.

En resumen, la bursitis es una inflamación que puede afectar a la movilidad de los hombros, de ahí que debas actuar rápido si notas que tienes algunos de los síntomas mencionados.

En Clínica PHYSICALMED somos especialistas en el tratamiento de patologías hombro y en bursitis subacromial. Para aclarar cualquier duda no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Visítanos en nuestra Clínica de Fisioterapia de Madrid (zona Arturo Soria – Conde Orgaz – Campo de las Naciones). Estamos para ayudarte.

Comentarios

También te podría interesar