Sintomas y tratamiento para contracturas musculares

contracturas musculares

¿Qué son las contracturas musculares?

Una contractura muscular se desarrolla cuando los tejidos (las fibras musculares) que normalmente son elásticos adquieren una apariencia fibrosa. Este tejido hace que sea difícil el estiramiento del área e impide el movimiento normal, afectando así a la amplitud de movimiento y a la función de una determinada parte del cuerpo. En otras palabras, una contractura muscular es un acortamiento de las fibras musculares.

Las contracturas musculares dan lugar a dolor muscular y debilidad. Además de forma indirecta, pueden limitar el rango de movimiento, así como el uso de la zona afectada. Dependiendo de la severidad de la contractura, estos síntomas pueden ser leves o moderados, pero también muy intensos.

Causas de las contracturas musculares

Las contracturas musculares pueden producirse por causas muy diversas. Una causa común de contractura es el ejercicio físico extenuante, especialmente en caso de ejercicios vigorosos. Esto esto puede poner demasiada presión sobre ciertas articulares y reducir su movilidad. Los movimientos bruscos y los ejercicios mal hechos (con una técnica incorrecta) también contribuyen a la formación de contracturas, así como la falta de calentamiento o un calentamiento incorrecto.

Hay otra cuestión muy importante a la hora de desarrollar una contractura: las malas posturas. Una mala postura suele dar lugar a contracturas musculares, tanto relacionadas con el deporte como con el trabajo y la vida diaria.

Otra causa habitual que da lugar a contracturas es el desuso, mal uso e inmovilización. Reposos prolongados debidos a una lesión o incluso el poco uso de determinados músculos puede dar lugar a contracturas. También influye el uso inapropiado de las articulaciones que se involucran en los movimientos. En este sentido, no permitir que una articulación se involucre en todo su rango de movimiento por alguna causa (lesión, quemadura, herida, etc.) favorece la rigidez articular y las contracturas.

Por otra parte, hay determinados factores externos que pueden favorecer la aparición de contracturas, como las temperaturas extremas. El frío intenso o un cambio brusco de frío a calor o exponerse a corrientes de aire frío (por ejemplo, en verano para refrescarse) puede provocar rigidez y contracturas.

En verano, se observan contracturas musculares a nivel cervical y trapecios superiores, debido al estar cerca de un foco fuerte de aire acondicionado.  ¡ Así que en verano cuidado con los aires acondicionados ¡

dolor lumbarDeterminadas enfermedades y lesiones también pueden dar lugar a contracturas musculares, como las lesiones de cabeza, la parálisis cerebral, la esclerosis múltiple, los accidentes cerebrovasculares, las infecciones óseas y algunas enfermedades infantiles, como la polio, entre otras.

¿Qué hacer en caso de contractura muscular?

Lo primero que hay que hacer es conseguir un buen diagnóstico y encontrar la causa. En la mayoría de los casos, suele ser suficiente con lo siguiente:

  • Tratamiento con el Fisioterapeuta: cuyo objetivo es realizar un tratamiento manual a nivel fascial, de estiramientos, tratamiento del músculo, etc.
  • Descansar: Es importante reposar dejar de hacer esfuerzos con la zona contractura a fin de no empeorar el problema. En este sentido, es importante no hacer ejercicio intenso ni forzar la postura. Pero hacer reposo no significa permanecer inmóvil.
  • Mantenerse en movimiento: Si la contractura es leve, darle movimiento a través de suaves masajes y estiramientos ayudará a activar la circulación sanguínea. Si se trata de una contractura moderada o grave es conveniente acudir a terapia física y ponerse en manos de un especialista que manipule la zona de forma segura. La terapia física ayudará al fortalecimiento de los músculos, a evitar más contracturas y a tratar de aumentar el rango de movimiento.
  • Aplicación de calor: El calor es un gran aliado en caso de contracturas. Además de prevenir que la contractura empeore por el frío, alivia el dolor y suelta los tejidos para que puedan estirarse con mayor facilidad, dentro de la limitación existente.
  • Toma de medicamentos para el dolor: Siempre bajo prescripción médica.

En PHYSICALMED podemos ayudarte si sufres contracturas y dolores musculares. Ponte en contacto con nosotros para resolver tus dudas. Puedes visitar nuestra Clínica de Fisioterapia de Madrid (zona Arturo Soria – Conde Orgaz – Campo de las Naciones). Estamos para ayudarte.

 

Esta entrada fue publicada en Tratamientos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
10 − 5 =