La incontinencia urinaria

la incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria: Tipos, causas y tratamiento

La incontinencia urinaria o pérdida de control de la vejiga es un problema común, especialmente en mujeres, que a menudo resulta embarazoso. La gravedad de la incontinencia urinaria varía dependiendo de si las pérdidas de orina se producen de vez en cuando al toser o estornudar (u en otros esfuerzos físicos) o si lo que ocurre es que se tiene una urgencia de orinar tan repentina que no da tiempo a llegar a un baño a tiempo. Sea como fuere, la incontinencia urinaria puede afectar gravemente las actividades diarias y es necesario acudir a un especialista para ponerle remedio para aliviar el malestar o detener la incontinencia urinaria en la medida de lo posible.

Tipos de incontinencia urinaria

Los dos tipos más frecuentes de incontinencia urinaria son la incontinencia urinaria por esfuerzo y la incontinencia urinaria de urgencia, pero hay más.

  • Incontinencia de esfuerzo: La orina se escapa cuando se ejerce presión sobre la vejiga al toser, estornudar, reír, hacer ejercicio o levantar algo pesado.
  • Incontinencia de urgencia: La persona tiene una súbita e intensa urgencia de orinar seguida de una pérdida involuntaria de orina. Es posible que tenga que orinar con frecuencia, incluso durante toda la noche.
  • Incontinencia mixta: Supone pérdida involuntaria de orina asociada a la urgencia miccional y también a esfuerzos, como ejercicio, estornudos o tos.
  • Incontinencia urinaria postmiccional (goteo postmiccional): Se produce pérdida involuntaria de orina en forma de goteo tras la finalización del chorro de orina, inmediatamente después o incluso al haber abandonado el baño.
  • Insuficiencia urinaria continua (deficiencia esfinteriana intrínseca): Es la pérdida involuntaria y continua de orina debido a una lesión o problema físico, como una fístula vaginal o a una lesión grave del sistema esfinteriano, entre otros.
  • Incontinencia urinaria refleja: Es la pérdida involuntaria de orina por relajación involuntaria uretral y/o por la hiperreflexia del detrusor sin que haya en ningún caso deseo de orinar.
  • Incontinencia urinaria por rebosamiento: La pérdida de orina se produce al completarse la capacidad vesical sin que haya ningún tipo de alteración de tipo obstructivo en el sistema excretor.
  • Incontinencia funcional: La persona sufre un impedimento físico o mental le impide hacer llegar al baño a tiempo.

Factores de riesgo de la incontinencia urinaria

Hay ciertos factores de riesgo relacionados con la incontinencia urinaria. La obesidad es uno de ellos. Las personas obesas tienen una mayor presión sobre la vejiga y los músculos circundantes, lo que debilita los músculos y hace que sea más probable que se produzca una fuga, especialmente al hacer algún tipo de esfuerzo.

la incontinencia urinariaSin duda, el género también es un factor de riesgo importante en la incontinencia urinaria. Las mujeres tienen una probabilidad significativamente mayor de sufrir incontinencia   que los hombres, especialmente si han tenido hijos. Este riesgo aumenta con la edad. De hecho, el riesgo de padecer algún problema de incontinencia urinaria aumenta con la vejez, tanto en hombre como en mujeres, ya que los músculos de la vejiga y la uretra se debilitan con el paso de los años. Una vez más, las mujeres se ven significativamente más afectadas por este factor. En los hombres aumenta el riego cuando sufren alguna enfermedad de la próstata, sobre todo en pacientes con antecedentes de cirugía de próstata o radioterapia.

También aumenta el riesgo de incontinencia urinaria en las personas que fuman normalmente. El tabaquismo hace que las personas sean más propensas a desarrollar una tos crónica, lo que puede dar lugar a episodios de incontinencia.

Además, algunas enfermedades y condiciones, como la diabetes, las enfermedades renales, las lesiones de la médula espinal o las enfermedades neurológicas (en particular, los déficits residuales después de un accidente cerebrovascular) hacen que aumente el riesgo de tener problemas de incontinencia.

Por otra parte, algunas bebidas, alimentos e incluso medicamentos pueden actuar como diuréticos, provocando estimulación de la vejiga y el aumento del volumen de orina, dando lugar a problema transitorios de incontinencia. Es el caso de las bebidas alcohólicas, la cafeína, el té, las bebidas carbonatadas, los edulcorantes artificiales o el jarabe de maíz.

En la misma situación están los alimentos que son ricos en especias o azúcar y/o de tipo ácido, especialmente las frutas cítricas, así como los medicamentos para el corazón y la presión arterial, los sedantes, los relajantes musculares y la ingesta de grandes dosis de vitaminas B o C.

La incontinencia urinaria también puede ser causada por una condición médica tratable fácilmente, como infección del tracto urinario o estreñimiento.

Tratamientos para la incontinencia urinaria

El tratamiento más adecuado para la incontinencia urinaria depende del tipo de problema que se tenga y de su gravedad. Los tratamientos disponibles pueden ser de diversos tipos, como farmacológico, de rehabilitación fisioterapéutica e incluso de tipo quirúrgico.

la incontinencia urinariaEn realidad, la incontinencia urinaria es un problema muy común, especialmente cuando hablamos de incontinencia de esfuerzo. Este problema suele estar infradiagnosticado y, en consecuencia, muy poco tratado. Sin embargo, tratar este problema a tiempo con fisioterapia no solo puede mejorar e incluso solucionar el problema, sino que es la clave para no empeorar la situación. De hecho, no tomar medidas cuando se empiezan a tener problemas de incontinencia urinaria por esfuerzo dará lugar a problemas mucho más graves en el futuro.

En PHYSICALMED ofrecemos servicios especializados en fisioterapia uroginecológica y fisioterapia del suelo pélvico – fisioterapia pre y post parto – embarazo. Para aclarar cualquier duda sobre tratamientos para solucionar y prevenir problemas de incontinencia urinaria no dudes en ponerte en contacto con nosotros. También puede visitar nuestra Clínica de Fisioterapia de Madrid (zona Arturo Soria – Conde Orgaz – Campo de las Naciones). Estamos para ayudarte.

 

Publicado en Noticias, Tratamientos | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Sintomas y tratamiento para contracturas musculares

contracturas musculares

¿Qué son las contracturas musculares?

Una contractura muscular se desarrolla cuando los tejidos (las fibras musculares) que normalmente son elásticos adquieren una apariencia fibrosa. Este tejido hace que sea difícil el estiramiento del área e impide el movimiento normal, afectando así a la amplitud de movimiento y a la función de una determinada parte del cuerpo. En otras palabras, una contractura muscular es un acortamiento de las fibras musculares.

Las contracturas musculares dan lugar a dolor muscular y debilidad. Además de forma indirecta, pueden limitar el rango de movimiento, así como el uso de la zona afectada. Dependiendo de la severidad de la contractura, estos síntomas pueden ser leves o moderados, pero también muy intensos.

Causas de las contracturas musculares

Las contracturas musculares pueden producirse por causas muy diversas. Una causa común de contractura es el ejercicio físico extenuante, especialmente en caso de ejercicios vigorosos. Esto esto puede poner demasiada presión sobre ciertas articulares y reducir su movilidad. Los movimientos bruscos y los ejercicios mal hechos (con una técnica incorrecta) también contribuyen a la formación de contracturas, así como la falta de calentamiento o un calentamiento incorrecto.

Hay otra cuestión muy importante a la hora de desarrollar una contractura: las malas posturas. Una mala postura suele dar lugar a contracturas musculares, tanto relacionadas con el deporte como con el trabajo y la vida diaria.

Otra causa habitual que da lugar a contracturas es el desuso, mal uso e inmovilización. Reposos prolongados debidos a una lesión o incluso el poco uso de determinados músculos puede dar lugar a contracturas. También influye el uso inapropiado de las articulaciones que se involucran en los movimientos. En este sentido, no permitir que una articulación se involucre en todo su rango de movimiento por alguna causa (lesión, quemadura, herida, etc.) favorece la rigidez articular y las contracturas.

Por otra parte, hay determinados factores externos que pueden favorecer la aparición de contracturas, como las temperaturas extremas. El frío intenso o un cambio brusco de frío a calor o exponerse a corrientes de aire frío (por ejemplo, en verano para refrescarse) puede provocar rigidez y contracturas.

En verano, se observan contracturas musculares a nivel cervical y trapecios superiores, debido al estar cerca de un foco fuerte de aire acondicionado.  ¡ Así que en verano cuidado con los aires acondicionados ¡

dolor lumbarDeterminadas enfermedades y lesiones también pueden dar lugar a contracturas musculares, como las lesiones de cabeza, la parálisis cerebral, la esclerosis múltiple, los accidentes cerebrovasculares, las infecciones óseas y algunas enfermedades infantiles, como la polio, entre otras.

¿Qué hacer en caso de contractura muscular?

Lo primero que hay que hacer es conseguir un buen diagnóstico y encontrar la causa. En la mayoría de los casos, suele ser suficiente con lo siguiente:

  • Tratamiento con el Fisioterapeuta: cuyo objetivo es realizar un tratamiento manual a nivel fascial, de estiramientos, tratamiento del músculo, etc.
  • Descansar: Es importante reposar dejar de hacer esfuerzos con la zona contractura a fin de no empeorar el problema. En este sentido, es importante no hacer ejercicio intenso ni forzar la postura. Pero hacer reposo no significa permanecer inmóvil.
  • Mantenerse en movimiento: Si la contractura es leve, darle movimiento a través de suaves masajes y estiramientos ayudará a activar la circulación sanguínea. Si se trata de una contractura moderada o grave es conveniente acudir a terapia física y ponerse en manos de un especialista que manipule la zona de forma segura. La terapia física ayudará al fortalecimiento de los músculos, a evitar más contracturas y a tratar de aumentar el rango de movimiento.
  • Aplicación de calor: El calor es un gran aliado en caso de contracturas. Además de prevenir que la contractura empeore por el frío, alivia el dolor y suelta los tejidos para que puedan estirarse con mayor facilidad, dentro de la limitación existente.
  • Toma de medicamentos para el dolor: Siempre bajo prescripción médica.

En PHYSICALMED podemos ayudarte si sufres contracturas y dolores musculares. Ponte en contacto con nosotros para resolver tus dudas. Puedes visitar nuestra Clínica de Fisioterapia de Madrid (zona Arturo Soria – Conde Orgaz – Campo de las Naciones). Estamos para ayudarte.

 

Publicado en Tratamientos | Deja un comentario

¿Embarazada? Atenta a cómo prevenir y aliviar los Dolores de Espalda.

dolores de espalda durante el embarazo

En este post, vamos a intentar explicar qué factores influyen  para que aparezcan los dolores de espalda durante el embarazo y cómo podemos ayudar a prevenirlos, así que ¡Si estás embarazada, lo primero es darte la enhorabuena!

Lo primero tener en cuenta que es una dolencia muy común durante el embarazo y sobretodo en el tercer trimestre cuando nuestro cuerpo debido al peso del bebe ha modificado drásticamente nuestra postura. Se calcula que aproximadamente el 50% de las embarazadas presentará dolor durante la gestación, normalmente localizado más en la zona lumbar o lumbo-pélvica.

dolores de espalda durante el embarazoEste dolor puede continuar en el postparto, cronificándose y limitando nuestras actividades de la vida diaria y la recuperación física.

Además, existen cada vez más estudios que relacionan el dolor lumbar durante el embarazo con una mayor incidencia (hasta 10 veces más) de sufrir incontinencia urinaria si el dolor de espalda continúa en el posparto.

¡Por todo ello, hay que ponerse manos a la obra e intentar prevenir esta dolencia!

 Si ya la sufres, te aconsejamos acudas a un fisioterapeuta especializado para que te realice una valoración y te aconseje que ejercicios debes comenzar a hacer para atacar el problema.

Principales causas que predisponen a sufrir dolores de espalda durante el embarazo

  • Aumento excesivo de la lordosis fisiológica (hiperlordosis lumbar), lo que provoca una peor distribución de las cargas a través de las articulaciones de la columna vertebral, contractura de la musculatura lumbar que se ve sometida a un gran esfuerzo etc…
  • Aumento excesivo de peso: cuanto mayor es el peso, más alteración postural, más trabajo de la musculatura lumbar, más debilidad abdominal etc…
  • Relajación y distensión de la musculatura abdominal: debido al aumento del tamaño del útero el abdomen se distiende. Si a eso unimos que la musculatura abdominal profunda (músculo transverso del abdomen) no es competente, el vientre cae por encima de la sínfisis púbica, en lo que llamamos abdomen en péndulo.

Puede aparecer durante los esfuerzos, el comienzo de la separación entre los rectos anteriores (en el centro del abdomen vemos que algo se abomba hacia fuera), señal de una posible diástasis de los rectos en el postparto.

Para evitar que ambas cosas sucedan, es esencial aprender a ejercitar la musculatura abdominal profunda (musculo transverso) y ponerlo en práctica durante todo el embarazo.

  • Cambios hormonales: el aumento propio del embarazo, de la hormona relaxina provoca una hipermovilidad y laxitud articular que afecta a las articulaciones sacro ilíacas, a la sacro coccígea y a la sínfisis del pubis.
  • Debilidad de la musculatura glútea: Por la alteración postural los glúteos suelen inhibirse durante el embarazo. Por lo que debemos trabajar para mantener una musculatura glútea con un tono y una fuerza adecuados.

Estos ayudarán a estabilizar la región lumbopélvica, trabajando en equipo con la columna lumbar y el suelo pélvico.

  • Haber padecido con anterioridad algún episodio de dolor lumbar agudo: si ya tenemos antecedentes de dolor lumbar previo al embarazo, nos da pistas de que nuestra columna, pueda tener una cierta predisposición a que durante el embarazo (por todos los puntos anteriormente descritos) pueda sufrir más.
  • Vida sedentaria: a veces por miedo, sobretodo en el primer trimestre, muchas embarazadas paran toda la actividad física que realizaban.

dolores de espalda durante el embarazoSolo en los casos en que la embarazada reciba la prescripción médica de su ginecólogo de permanecer en reposo debe hacerlo, sino se recomienda la práctica regular de actividad física para evitar y aliviar los dolores de espalda durante el embarazo. Nos va a ayudar a tener un mejor control postural, una correcta biomecánica articular y unos músculos tonificados, que se adapten a los cambios propios de la gestación y lleguen al día del parto en las mejores condiciones posibles y menos sensación de fatiga o cansancio.

Después de entender un poco mejor, porque la mujer embarazada es más propensa a padecer dolor lumbar, lo que te aconsejamos es que acudas a un fisioterapeuta especializado en ginecología. Te podrá aconsejar sobre ejercicios específicos para ti y tus cambios corporales y te guiará hacia una preparación al parto completa, que debe incluir: entrenamientos de los músculos del suelo pélvico y preparación del periné para el momento del parto con la enseñanza del masaje perineal o uso de diferentes dispositivos y el trabajo de la musculatura profunda del abdomen.

Desde PHYSICALMED te animamos a que aproveches esta etapa de tu vida para conocer mejor cómo funciona y se va modificando tu cuerpo. Cuídate mucho y acude a los distintos profesionales de la salud y de la actividad física que te guiarán para vivir de manera más saludable y plena tu embarazo. Así evitarás dolores de espalda durante el embarazo.

Puedes consultarnos a través del correo info@physicalmed.es o por teléfono al 917596779.

Nuestra Clínica de Fisioterapia se encuentra en la Calle De José Rizal (antigua calle Algabeño) número 119 de Madrid (zona Arturo Soria – Conde Orgaz – Campo de las Naciones). Estamos para ayudarte.

Publicado en Noticias, Tratamientos | Deja un comentario

Artrosis de mandíbula (ATM): Síntomas y tratamiento

La articulación  temporomandibular (ATM) conecta la mandíbula inferior al cráneo. Concretamente, la articulación está formada por la mandíbula (maxilar inferior) y el hueso temporal (el lado y la base del cráneo).

artrosis de mandibula

La ATM se trata de una de las articulaciones más complejas del cuerpo. Esta articulación, junto con varios músculos, permiten que la mandíbula se mueva abriendo y cerrando mandíbula, también con movimientos laterales (diducción) y hacia delante (Propulsión) y hacia atrás (retropulsión).

La ATM puede sufrir diversos problemas debido al estrés, la desalineación de las estructuras u otros problemas. Uno de estos problemas tiene que ver con el cartílago y es la artrosis de mandíbula

artrosis de mandibula

El cartílago en la ATM no es tan fuerte como el cartílago de otras articulaciones del cuerpo. El desgaste en el cartílago de la articulación temporomandibular puede conducir a dolor en la mandíbula. Además, el movimiento de los músculos aumenta la presión sobre la articulación temporomandibular, lo que conduce a una disminución en la cantidad de fluido sinovial que puede fluir dentro del espacio de la articulación, convirtiéndose así en perjudicial para los tejidos de las articulaciones y de los alrededores.

Dolor en la articulación temporomandibular

 Los dolores relacionados con la mandíbula incluyen:

  • Dolor en los músculos como pueden ser maseteros, temporal anterior, pteriogoideos.
  • Sensación de roce (crepitación) en la ATM al abrir y cerrar la boca.
  • Chasquidos dolorosos al abrir y cerrar la boca.
  • Dolor que irradia desde la mandíbula hasta cintura escapular, cuello, cabeza, hombros y brazos.
  • Rigidez del cuello.
  • Dolor de oídos.
  • Dolores de cabeza.
  • Movimiento limitado en la mandíbula.
  • Desalineación de los dientes superiores e inferiores.

En los casos graves, la parte superior del hueso de la mandíbula se aplana, lo que puede causar que la mandíbula cambie y limite el ancho de apertura de la boca

Generalmente, los tratamientos recomendados para el dolor de mandíbula incluyen:

  • Tratamiento de Fisioterapia de mandíbula – ATM.
  • Descansar la mandíbula tanto como sea posible.
  • Masaje para la tensión muscular.
  • Fármacos anti-inflamatorios no esteroideos, relajantes musculares, siempre bajo prescripción médica.
  • Evitar movimientos extremos de la mandíbula, como mascar chicle, bostezar y cantar.
  • Consumo de alimentos blandos.
  • Aplicación de calor y frío.
  • Uso de férula de descarga para alinear la boca y/o prevenir movimientos que dañen la articulación, bajo la supervisión de un Odontólogo.

Hay que destacar que, aunque la mayoría de los síntomas disminuyen después de unos meses, si el dolor de mandíbula persiste y se deja sin tratar puede conducir a artrosis de mandíbula.

Artrosis de mandíbula o de la articulación temporomandibular

La artrosis de la articulación temporomandibular es una enfermedad unilateral de tipo degenerativo de la articulación de la mandíbula. Se caracteriza por la descomposición del cartílago articular con cambios en la arquitectura en el hueso, y la degeneración de los tejidos sinoviales, lo que causa dolor y/o disfunción en los movimientos funcionales de la mandíbula.

Los pacientes con artrosis de la ATM presentan una variedad de síntomas que incluyen, principalmente, dolor en la apertura, movimiento limitado hacia el lado opuesto a donde se localiza el problema, ruido de trituración gruesa y desviación en la apertura hacia el lado afectado. Además, también se observan entre otros, síntomas como dolor a la palpación del polo lateral del cóndilo de la ATM, disminución del rango de movimiento, cóndilo aplanado, osteofitos en el cóndilo, oclusión pesada en el segundo molar del lado afectado o asimetría facial. Otros indicadores de la enfermedad incluyen pérdida de hueso condilar, que traumatiza el molar posterior en el mismo lado, patrón de dolor referido al oído, dolor al comer y al hablar, y problemas en la función de la articulación de la mandíbula, incluyendo bloqueo de la misma.

Fisioterapia en el tratamiento de la artrosis de ATM

El Tratamiento de la artrosis de ATM requiere la integración de diversos especialistas. Sin duda, el papel del fisioterapeuta es esencial en este proceso.  Por una parte,  es necesario proporcionar una terapia enfocada a mejorar el dolor orofacial, lo que incluye técnicas y terapias que ayuden al paciente a reducir  las parafunciones orales (movimientos del sistema masticatorio involuntarios que no tienen sentido útil),  mejorar el sueño, aumentar la salud del sistema cardiovascular, mejorar la red capilar de ligamentos y músculos, gestionar la férula de descarga (aparato para modificar los aspectos funcionales o estructurales de los ATM) y actuar sobre los puntos gatillo en los músculos implicados en la masticación.

Por otra parte, es necesario proporcionar una reducción de la inflamación y del dolor, así como mejorar la función a través de tratamiento manual combinado con Indiba – Tecar, iontoforesis, hielo y estiramiento, terapia neuromuscular, masaje, drenaje linfático, acondicionamiento cardiovascular, trabajo postural, etc.

En PHYSICALMED tenemos especialistas en tratamiento de la artrosis de mandíbula – articulación temporomandibular. Solicita información sin compromiso. Puede visitarnos en nuestra Clínica de Fisioterapia de Madrid (zona Arturo Soria – Conde Orgaz – Campo de las Naciones – Canillas – Hortaleza). Estamos para ayudarte.

Publicado en Noticias, Tratamientos | Deja un comentario

Histerectomía y suelo pélvico

La histerectomía es la extirpación quirúrgica del útero o matriz. Esta extirpación puede ser total (útero y cuello uterino) o parcial (solo útero) y puede hacerse por vía vaginal o abdominal.

Los motivos que pueden provocar la necesidad de realizar una histerectomía son varios, como adenomatosis (afección que provoca períodos abundantes y dolorosos), sangrado vaginal intenso y prolongado (cuando no puede controlarse con otros tratamientos, endometriosis grave (cuando no mejora con otros tratamientos) o sangrado incontrolable durante el parto. El dolor crónico de la pelvis y el prolapso uterino (deslizamiento del útero hacia la vagina), en los casos más graves, también pueden dar lugar a la necesidad de realizar una histerectomía. Además, esta intervención puede estar justificada por la presencia de tumores en el útero, por cáncer del útero o cáncer endometrial, cáncer de cuello uterino, displasia cervical (cambios en el útero que pueden provocar cáncer) y cáncer ovárico.

Fisioterapia en casos de histerectomía

histerectomia

Tras histerectomía la mujer sufre diversos cambios físicos y endocrinos, pero también de tipo emocional y/o sociales. La fisioterapia, en la medida que favorece la recuperación física y funcional de la mujer, puede ayudar a hacer que estos cambios sean más llevaderos y hacer que esta recuperación sea más rápida.

Aunque la fisioterapia no puede ayudar a mejorar todos los problemas derivados de una histerectomía, sí que puede facilitar la recuperación de diversas alteraciones y problemas derivados de la extirpación del útero, como son las alteraciones uro-ginecológicas y coloproctológicas (prolapso de órganos pélvicos, incontinencia o estreñimiento, problemas en las relaciones sexuales, entre otros), edema y problemas circulatorios en las piernas y  dolor pélvico crónico.

La fisioterapia también puede ayudar a la mujer antes de la histerotomía. Por una parte, la terapia física puede ayudar a aliviar dolores y molestias presentes durante el tiempo de espera antes de la intervención. Por otra parte, la fisioterapia previa a la histerectomía ayuda a la mujer a preparar los tejidos y estructuras lumbares, abdominales y pélvicas, lo que favorece una recuperación mejor y más rápida tras la intervención.

Rehabilitación del suelo pélvica tras la histerectomía

Los fisioterapeutas utilizan diversas técnicas específicas para favorecer la recuperación del suelo pélvico tras una histerectomía, como la terapia de biorretroalimentación que ayuda a las mujeres a aislar los músculos del suelo pélvico, lo que ayuda a aprender cómo fortalecerlo adecuadamente.

histerectomia

Los fisioterapeutas también pueden utilizar masaje pélvico, estimulación manual y pesos especiales. Además, es habitual enseñar a la mujer a hacer los ejercicios de Kegel para que los haga diariamente como parte de su rutina diaria.

De hecho, el fisioterapeuta también recomendará llevar una vida activa y hacer ejercicio. Sin embargo, el profesional advertirá la importancia de tener cuidado con el ejercicio que se hace. En este sentido, cabe destacar que las mujeres que hayan sido sometidas a una histerectomía deben evitar las actividades de alto impacto, ya que estas pueden debilitar aún más el suelo pélvico. Pero el ejercicio es importante. Disciplinas como el yoga o el Pilates, que fortalecen el suelo pélvico, pueden ser muy útiles, aunque hay que evitar ejercicios, movimientos y posturas no adecuadas tras este tipo de cirugía. La Gimnasia Abdominal Hipopresiva supervisada por un profesional también puede ser de gran ayuda.

Por otra parte, después de una histerectomía, las mujeres deben hacer todo lo posible para evitar la tos excesiva, levantar objetos pesados ​​o realizar esfuerzos frecuentes para producir un movimiento de intestino. Todo esto puede debilitar el suelo pélvico.

Recomendaciones tras la histerectomía

En general, es importante llevar un estilo de vida hipopresivo, es decir, evitando el exceso de presión sobre el abdomen y el suelo pélvico. Esto incluye, además de los consejos anteriores, evitar el sobrepeso o la obesidad, ya que esto aumenta la presión sobre el suelo pélvico.

En Physicalmed ofrecemos servicios especializados en fisioterapia uroginecológica y fisioterapia del suelo pélvico. Solicita información sin compromiso. Puede visitarnos en nuestra Clínica de Fisioterapia de Madrid (zona Arturo Soria – Conde Orgaz – Campo de las Naciones). Estamos para ayudarte.

Publicado en Noticias | Deja un comentario